Gato de trapillo

La verdad es que hacer amigurumis con trapillo es todo un arte.

Depende del trapillo que uses te sale mas grande, pesado y no quedan muy bien. Nada como el algodón o la lana fina para este fin.

Sin embargo, si haces un amigurumi pequeño cuyo fin sea adorno y no juguete o para un niño, puede quedar algo decente. La prueba, este gatete tan mono


No es complicado, lo peor es unir las piezas, por lo que he intentado hacerlo todo en uno…excepto las orejas, estas las he tenido que unir después, cosiendolas con hilo y aguja que es como mejor quedaban. Y las patas, estas las he anudado y escondido los cabos por dentro con el gancho.

Los ojos, la nariz y los bigotes son de fieltro y pegadas con silicona caliente.

El resultado me ha gustado bastante, igual me animo y pruebo con otro amigurumi de trapillo.

Nos vemos en el siguiente post

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s